ESPACIO, DINERO Y TIEMPO: Tres pilares de la tenencia de mascotas


Con frecuencia la gente, al pasar por una feria de adopción, o por una tienda de mascotas en un centro comercial, se antoja de hacerse de ese pequeño cachorro regordete que les mueve la cola con carita de “somos el uno para el otro”. Algunos creen que tener un perro, un gato o un cerdito miniatura va a convertir a su familia en algo perfecto, pero lamento decirles que en muchos casos, se equivocan. Lo cierto es que las mascotas no vienen a facilitarnos la vida, al contrario, llegan a convertirla en un espléndido caos.

Vamos a comenzar admitiendo que no todas las mascotas son para cualquier persona ni todas las personas son para cualquier mascota. A veces nosotros los adoptamos a ellos, a veces ellos escogen vivir con nosotros, pero la regla general es que si uno quiere atreverse a pensar en tener un animalito en casa, debe considerar muchos factores propios y del animal antes de dar ese salto. Y si el salto ya ha sido dado, es momento de reconsiderar si somos dueños responsables, porque siempre hay espacio para mejorar.

Así que bajo una nota de mejoría, nos hacemos de un amigo peludo, emplumado, espinoso o escamoso, pero se nos olvida que todos, y entiéndase TODOS los animales necesitan amor. Aclaro, una mascotita amada no es un animal chineado, sino que damos afecto a nuestros animales al procurar bienestar. Para que un animal viva bien con nosotros son necesarios tres pilares: ESPACIO, DINERO Y TIEMPO. No te preocupés si estas corto de uno, pero sí tenés un montón del otro… te voy a soplar cómo dar bienestar sin importar la situación, no es fácil, pero basta con organizarse y listo.

ESPACIO: todos necesitamos de un espacio para existir en él, y la cantidad de espacio va a depender de nuestro tamaño y nivel de energía. El espacio que requiere una tortuga bebé es un lugar mixto de agua y áreas secas de tamaño proporcional al crecimiento del reptil para que pueda estirar sus patitas y nadar a gusto conforme va creciendo. Un pastor Australiano es feliz en una pradera, mientras que un Bulldog se conforma con menos y a un gato le gusta escalar a superficies en alto. Hay un lugar tranquilo para comer, uno calentito para descansar y otro para ejercitarse. Si el espacio que tiene tu mascota es insuficiente, van a haber problemas de comportamiento y de salud, así que se debe compensar ese faltante con juegos divertidos dentro de la casa y actividad al aire libre un par de veces al día como mínimo.

DINERO: inevitablemente los rubros de alimentación y medicina veterinaria de nuestras mascotas requieren una buena inversión de dinero, punto. Por un lado, “somos lo que comemos”, cobra un nuevo sentido cuando entendemos que al consumir alimentos de alta calidad, nos estamos reconstruyendo a nivel celular día a día, mientras que cuando tragamos basura, nos enfermamos de a poquitos; el mismo daño le hacemos a nuestras mascotas con comida casera inadecuada y concentrados que los engordan o que los ponen hasta el rabo de alergias. Por otro lado, los animales deben ser vacunados, desparasitados, examinados y acicalados profesionalmente cada cierto tiempo, al menos una vez al año, porque prevenir las enfermedades en lugar de curarlas, es simplemente genial desde cualquier punto de vista. En general es caro mantener una buena salud, en nuestro país por ejemplo, mantener un perro grande puede costar alrededor de medio millón de colones al año, sin contar gastos extras de veterinario y medicamentos en caso de enfermedad. No permitás que un déficit financiero sea impedimento de una larga y feliz vida: la mejor idea es tener un ahorro dedicado exclusivamente a la salud de tu mascota, calculando cuánto cuesta mantenerla en términos alimentación y cuidados veterinarios, entre otros. No olvidés guardar también un fondo de emergencia, porque dueño precavido vale por mil.

TIEMPO: los recursos de espacio, dinero y tiempo son todos importantes, pero el tiempo es el más valioso de los tres, porque no se puede tener o guardar, sólo se puede usar y una vez perdido, es irrecuperable. Tu mascota necesita y desea que le des tu tiempo, todo tu tiempo si fuera posible. Lo cierto es que el tiempo lo contiene todo porque necesitás de él para poder darle espacio a tu mascota, para generar dinero para mantenerlo y para estar juntos jugando, comiendo, tomándose fotos o haciendo lo que sea que es la razón por la cual tenés a ese animal en tu vida. El tiempo es relativo y así como se esfuma en un parpadeo, se puede estirar como chicle para crear momentos, así que es tu deber ser el administrador de tan preciado recurso. Si te encontrás muy estrecho de tiempo, vas a tener que agendar, muchas veces hacer varias cosas a la vez e inclusive buscar gente que te sustituya. Hoy en día hay profesionales listos para crear esos necesarios momentos cuando vos no podés, así que si estás muy pero muy ocupado y a la vez preocupado por tu fiel mascota, el paseador de perros, el estilista, el adiestrador y el veterinario a domicilio están a una llamada o mensaje de tocar la puerta de tu casa y atender a tu mascota como se lo merece.

Definitivamente uno puede tener a sus animales bien o puede tener excusas, pero nunca se pueden tener ambos. Así que seamos la persona que nuestra mascota cree que somos y démosle mucho amor. No pequemos por indiferentes ante el maltrato, busquemos soluciones y compartí esto con todas las personas que tienen o piensan incorporar amigos animales en sus vidas. Qué más podemos hacer para procurar bienestar animal en nuestros hogares? Comentá!

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square