¡Gatástico!


¿Cuántos de nosotros realmente conocemos a un gato?

Pablo Neruda parece comprender muy bien la esencia del felino como mascota en su Oda al gato:

"Oh pequeño emperador sin orbe,

conquistador sin patria,

mínimo tigre de salón,

nupcial sultán del cielo,

de las tejas eróticas,

el viento del amor en la intemperie reclamas

cuando pasas y posas

cuatro pies delicados en el suelo,

oliendo,

desconfiando de todo lo terrestre,

porque todo es inmundo

para el inmaculado pie del gato.

Oh fiera independiente de la casa,

arrogante vestigio de la noche,

perezoso, gimnástico y ajeno,

profundísimo gato,

policía secreta de las habitaciones,

insignia de un desaparecido terciopelo"

En ese mismo poema, Neruda termina admitiendo:


"...pero no puedo descifrar un gato.

Mi razón resbaló en su indiferencia,

sus ojos tienen números de oro."

Al gato lo entendemos y al instante siguiente nos deja desconcertados. Y es que ciertamente "Dios hizo al gato para ofrecer al hombre el placer de acariciar a un tigre" citando al escritor francés Victor Hugo, refiriéndose a esa naturaleza dual tan a flor de piel del gato: ser un animal doméstico entre humanos y a la vez una pequeña fiera salvaje. Es precisamente la dualidad felina, lo que da como resultado que los amantes gatunos se derritan por ellos, que a los que les disgustan los gatos les desagraden tanto, y que TODO EL MUNDO encuentre en ver a los gatos siendo gatos, una fuente inagotable de entretenimiento.

Para comprender mejor el comportamiento de los gatos, es básico tener claro que todos los felinos son carnívoros, a diferencia del perro y el humano que son omnívoros, el gato salvaje de hace miles de años estaba obligado a cazar para poder alimentarse; pero por su pequeño tamaño, el gato era a su vez, presa de otros animales más grandes. Esta es la clave de su naturaleza dual: el gato era depredador y presa al mismo tiempo. Es por esto que el gato actual, aveces actúa como una fiera en el patio asechando pájaros y lagartijas, para luego traerlas muertas al pie de la cama cual preciado trofeo de cacería y otras veces, se esconde es espacios estrechos como si fueran madrigueras o brinca de manera aleatoria cuando se pega un susto. Pensamos ¡este animal está loco!, pero no, es sólo un gato pasando de su posición de rapiña a su reacción como depredado y de su naturaleza salvaje a su situación de mascota... ¡no es fácil ser un gato!.

Fué domesticado hace más de 8,000 años (el perro hace más de 30,000 años) cuando con la llegada de la agricultura, el hombre comenzó a guardar sus cosechas lo cual atrajo ratas. Entonces el gato comenzó a acercarse por sí solo a los asentamientos humanos para continuar subsistiendo por medio de la cacería de ratas y decidió quedarse cerca desde entonces, porque definitivamente encontró grandes beneficios de alimento y protección cerca de la gente. El gato, junto al hombre, se hizo sedentario. Nos empezó a tener confianza y nosotros comenzamos a enamorarnos de sus habilidades y de sus caritas hermosas. A través de la historia el gato fué venerado por civilizaciones como la egipcia al punto de deidad, y también perseguido en Europa durante la Edad Media al relacionarlo con brujerías. Hoy en día continuamos sacando provecho de las utilidades del gato como control natural de ciertas plagas y como compañero de vida en nuestras casas, valorado por sus hábitos de higiene y fácil manutención.

Haber sido domesticado le trajo al gato grandes beneficios pero también nuevos problemas, especialmente en los hábitats más modernos en donde los gatos se encuentran recluidos dentro las cuatro paredes de un apartamento. En la práctica veterinaria el problema más común de los pacientes felinos es también el problema más común de los pacientes humanos: EL ESTRÉS y con este, el abanico de enfermedades que se desarrollan a partir de esta amenaza crónica de la civilización actual. Lo que hay que saber, es que los disparadores de estrés de las personas, no son los mismos del gato. Mientras que el humano sale de su casa todo el día para trabajar, el gato queda encerrado dentro de la casa, presa del ocio y el aburrimiento lo cual le puede generar estrés.

El gato es exigente y espera recibir las fuentes de agua y alimento más frescas posibles, está deseoso de expresar su instinto cazador, le gusta descansar y observar el mundo desde las alturas, es delicado con los olores por lo que prefiere orinar/defecar en arenas limpias, su pelaje siempre está nítido, repite un circuito a lo largo y ancho de su territorio todos los días para dejar su olor marcado, necesita tener uñas filosas para atacar y defenderse, es un animal muy de su hogar al ser altamente territorial, es sensible a los sonidos y los olores fuertes, si se asusta o no quiere socializar se aísla en escondites, disfruta de la estabilidad, sabe que nos vamos a ir de viaje, es capaz de percibir cuando estamos tristes o enojados... es así como todo lo que vaya en contra de sus necesidades innatas, le van a generar algún grado de estrés.

Un gato estresado hoy, es un animal enfermo mañana. Lo peor es que no nos vamos a dar cuenta de esto hasta la próxima semana cuando está ya enfermísimo. El gato es muy fuerte y por su naturaleza de presa, no va a mostrar signos de debilidad hasta que esté rendido. Un gato rendido deja de comer y beber, para de acicalarse por lo que vemos su pelo apelmazado, opaco y sucio, se le puede empezar a caer mucho el pelo, se aísla más de lo normal hecho un puñito y no sale a hacer sus rondas habituales. Por favor atentos a estos cambios de comportamiento porque podemos estar ante un gato enfermo.

Un ejemplo muy común es el tema del agua. A los gatos les encanta fervientemente el agua muy fresca. Algunos gatos son tan exagerados con esto, que solamente quieren beber agua directo de la fuente. Prefieren agua en envases de vidrio en varios puntos de la casa, donde la puedan encontrar fría y sin partículas. El agua debe estar separada del alimento y lejos, muy lejos del arenero. Si se nos olvida o no sabemos esto, el gato se estresa y minimiza el consumo de líquido. Esto sumado a factores genéticos, puede causar serios problemas renales, desencadenando una cascada de eventos que dan como resultado daño irreversible orgánico e incluso la muerte. Algo parecido sucede cuando la arena de la litera está sucia o no hay suficientes literas (debería ser 1 litera por cada gato más una extra), el gato minimiza la micción, se acumula orina en la vejiga y esta se inflama e infecta causando dolor, desencadenando la cascada fatal. A esto se le puede sumar que por cualquier disparador de estrés un gato puede dejar de comer, y un gato que no come por más de 48 horas, es un gato que va a empezar a desarrollar hígado graso, un círculo vicioso de mucho cuidado también. Es evidente cómo solamente siendo conscientes de las particularidades del gato, lo vamos a poder cuidar como se lo merece, y por muchos años (¡hasta alrededor de 20 años!), en nuestros hogares.

Siempre digo que uno no puede amar aquello que desconoce, y para mí, el gato es el más perfecto ejemplo de esto. Conocer las fortalezas y debilidades del gato, su comportamiento y fisiología, pasar tiempo observándolo, admirándolo, divirtiéndose con él y a sus expensas, es verdaderamente un placer relativamente fácil de mantener. Basta con llegar a conocerles para poder ofrecerles lo que ellos necesitan y casi que por arte de magia, uno puede tener el honor se llamarse dueño de un gato, aunque casi siempre la realidad es lo contrario: ellos son nuestros maestros y son ellos los que nos escogen dándonos, en la medida justa y sin excesos, el peculiar cariño que brota de la conexión entre el ser humano y la pequeña fiera. No son simplemente unos gatos... ¡son gatásticos!.


A UN GATO

No son más silenciosos los espejos ni más furtiva el alba aventurera; eres, bajo la luna, esa pantera

que nos es dado divisar de lejos. Por obra indescifrable de un decreto divino, te buscamos vanamente; más remoto que el Ganges y el poniente, tuya es la soledad, tuyo el secreto. Tu lomo condesciende a la morosa caricia de mi mano. Has admitido, desde esa eternidad que ya es olvido, el amor de la mano recelosa. En otro tiempo estás. Eres el dueño de un ámbito cerrado como un sueño.

-Jorge Luis Borges-

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square